El Cordero en la Medicina y Cocina China

Facebook
Twitter
LinkedIn

En el vasto y diverso paisaje gastronómico de China, el cordero ocupa un lugar especial.

No solo es valorado por su sabor único y su textura tierna, sino también por sus propiedades según la medicina tradicional china, donde se le considera un alimento capaz de aportar calor interno y fortalecer el cuerpo.

Esta dualidad de nutrición y bienestar hace del cordero un ingrediente esencial en la cocina china, especialmente en las regiones más frías.

Hoy te invitamos a descubrir una receta que es un verdadero tesoro de la cocina norteña china: el Cordero al Estilo Mongol. Este plato, originario de las vastas estepas de Mongolia, es una celebración del sabor robusto y la rica cultura culinaria de esta región.

Cordero al Estilo Mongol: Una Receta para Calentar el Alma

El Cordero al Estilo Mongol es un plato que destaca por su sencillez y su intensidad de sabor. Los trozos de cordero se cocinan lentamente hasta alcanzar una ternura perfecta, acompañados de especias que realzan su sabor natural sin opacarlo. Es un plato que promete calentar el cuerpo y el alma, perfecto para los días fríos o cuando se necesita un impulso de energía y calor.

Ingredientes:

  • 500 g de cordero, cortado en trozos
  • 2 cucharadas de aceite vegetal
  • 1 cucharada de jengibre fresco, finamente picado
  • 2 dientes de ajo, picados
  • 1 cebolla grande, cortada en rodajas
  • 1 pimiento rojo, cortado en tiras
  • 2 cucharadas de salsa de soja
  • 1 cucharada de salsa hoisin
  • 1 cucharadita de cinco especias chinas
  • Sal y pimienta al gusto
  • Cebollino fresco para decorar

Instrucciones de Elaboración:

  1. Marinar el Cordero: En un bol grande, mezcla los trozos de cordero con la salsa de soja, salsa hoisin, y cinco especias chinas. Deja marinar durante al menos 30 minutos.
  2. Saltear el Cordero: Calienta el aceite en un wok o sartén grande a fuego medio-alto. Añade el cordero marinado y cocínalo hasta que esté dorado por todos lados. Retira el cordero y reserva.
  3. Cocinar las Verduras: En el mismo wok, añade un poco más de aceite si es necesario. Saltea el jengibre, el ajo, la cebolla, y el pimiento rojo hasta que estén tiernos.
  4. Combinar: Vuelve a añadir el cordero al wok con las verduras. Cocina todo junto durante unos minutos más, ajustando de sal y pimienta al gusto.
  5. Servir: Sirve el Cordero al Estilo Mongol caliente, decorado con cebollino fresco picado.

Este Cordero al Estilo Mongol no solo te llevará a un viaje por las ricas tradiciones culinarias de China, sino que también te ofrecerá un bocado del equilibrio perfecto entre nutrición y sabor. Es una muestra de cómo la comida puede ser tanto un placer como una forma de cuidado personal, reflejando la sabiduría de la medicina tradicional china.

Otros artículos interesantes

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

19 − 6 =